¿ Por qué hacer un plan de negocios?

Hay varios mitos acerca del plan de negocios, muchos piensan que es sólo para grandes empresas, o que es como una biblia de muchas páginas y meses de trabajo con estrategias y decisiones que probablemente nunca se ejecuten.

Lo cierto, es que independientemente del tamaño del emprendimiento, es importante tener un plan de negocios que sirva de hoja de ruta para estar claro en los objetivos y tomar las decisiones estratégicas que nos permitan alcanzarlos. Benjamin Franklin decía: “El que falla en planear, planea fallar”.

Sin embargo, el plan de negocios es dinámico y flexible, hay que ir ajustándolo a los cambios del mercado, las necesidades de nuestros consumidores y la situación de nuestro negocio de manera ágil. Tal cual como a veces fijamos un destino y marcamos una ruta, pero en el camino nos encontramos un tranque, un desvío o un obstáculo, y tenemos que cambiar la dirección para llegar al destino, así ocurre en el emprendimiento en ocasiones tenemos que cambiar las estrategias, y bueno, ¿por qué no? A veces también tenemos que estar abiertos a cambiar nuestro destino. Eso sí, nunca podemos abandonar nuestros sueños.

Entonces, algunos se preguntarán, ¿así yo vaya a vender dulces hechos en mi casa tengo que tener un plan de negocios? Pues si quieres tener un negocio y no un hobby entonces sí hay que tener un plan. Obviamente que la profundidad y el alcance del plan de negocios depende del riesgo y del tamaño de la inversión.

Pero siempre todo negocio debe seguir ciertos pasos básicos que lo ayuden a ser más exitoso, como por ejemplo tener objetivos de ventas, conocer a su cliente, tener una identidad de marca, desarrollar una propuesta diferenciadora, manejar sus números (costos, precio, etc), decidir cómo va a vender y comunicar su emprendimiento.

Por lo tanto, resumiendo, aquí les enumero las razones por las cuáles tenemos que tener un plan de negocios:

1. Tener una visión más clara de la meta y cómo conseguirla.

2. Conocer al consumidor, las tendencias de la industria y la competencia para poder desarrollar productos que sean innovadores y satisfagan las necesidades de sus clientes.

3. Validar nuestras ideas con el cliente ideal, y posteriormente también el prototipo, así cuando lancemos ya estaremos más seguros que resolvemos efectivamente su problema.

4. Usar eficientemente nuestros recursos de tiempo y dinero. Invirtiéndolos en estrategias que realmente nos darán frutos.

5. Alinear todas las estrategias con nuestro posicionamiento. Es decir que tengan coherencia unas con otras, por ejemplo que la imagen del producto, tenga sentido con el precio y la comunicación.

6. Nos ayuda a conseguir financiamiento, porque cualquier inversionista o banco solicita un plan de negocio para evaluar su rentabilidad.

7. Evaluar la rentabilidad del negocio antes de invertir y también tomar decisiones financieras que nos ayuden a tener un flujo de caja sano. Por ejemplo podemos tomar decisiones si un alquiler nos conviene o no, o si hay que buscar algún otro proveedor de materia prima que sea menos costoso.

8. Finalmente, nos ayuda a perder el miedo a emprender. Al convertir nuestro gran sueño en pequeños objetivos a seguir, tendremos la seguridad de saber cuál es el próximo paso a dar y así poco a poco un paso a la vez lograremos nuestras metas!

Los invito a que emprendamos juntos y hagamos este plan que te llevará a alcanzar tus sueños. Puedes ver más información de mi programa integral y práctico Bootcamp Emprendiendo paso a paso.

Para finalizar los dejo con esta frase del escritor de El Principito:

“Una meta sin un plan es solamente un deseo” Antoine de Saint Exupery